Cuando pensamos en impresoras y estamos buscando la que más se adapte a las necesidades, lo primero que se nos viene a la cabeza son los cartuchos; y si, con el precio tan elevado de estos tinteros, así como el de la impresora, la incertidumbre siempre va a estar a la hora de tomar esta importante decisión.

Muchos lo toman a la ligera, pero dependerá del cartucho adecuando, el tamaño del hueco que se generara en tu bolsillo cuando toque realizar un reemplazo debido a que uno de los cartuchos se ha acabado, o tapado, dependiendo del caso. Además de la calidad del resultado de impresión y la cantidad de tinta que se obtiene por cartucho. Es importante buscar las alternativas correctas para tener la eficiencia correcta en la relación de tinta por página para que de esta manera el coste por hoja impresa se vea disminuido exponencialmente.

Aquí es donde entra la pregunta razón de este artículo: ¿Cuál cartucho es mejor entre los compatibles y los originales? Pero claro, esta pelea no se puede dar sin antes aclarar un par de cosas:

Lo primero que debemos saber es la diferencia entre un Cartucho Compatible u uno Re manufacturado. Este último, es el cartucho de tinta que se ha usado, terminado y  restablecido con tinta nueva o esponjas diferentes para ser vendido de vuelta al público; mientras que el cartucho compatible esta nuevo, sellado y nunca usado, pero no es creado y vendido por la misma empresa que fabrica la impresora. Luego, tenemos el cartucho de tinta original, que por descarte, podemos deducir que es ese creado y suplido por la misma empresa que fabrica las impresoras.

Hoy en día, no hay impresora en el mercado que no tenga cartuchos compatibles que pueden llegar a costar la mitad, o menos, del precio del cartucho original; esto, visto desde cierto ángulo, puede suponer un ahorro vertiginoso con respecto a los cartuchos originales.

Ahora, es importante conocer algunos detalles que muchas veces pasan por debajo de la mesa y que es importante que tengamos en cuenta.

 

Para empezar la pelea del siglo entre los cartuchos compatibles y los originales, vamos a tocar los puntos básicos: precio, durabilidad, calidad de impresión, cantidad y calidad de la tinta, garantía, y otra serie de factores que nos dirán, en un fin, quien podría ser el posible ganador.

 

Entre las diferencias más importantes que conseguimos en esta pelea de cartuchos, podemos hablar sobre la garantía. Ya que aunque ambos tengan, y casi por la misma cantidad de tiempo, es mucho más complicado conseguir un reemplazo de un cartucho compatible. Esto, obviamente, dependerá de la tienda donde se adquiera el cartucho, pero siempre existe la posibilidad de pasar un mal rato.

Luego, es importante traer al tema la calidad de impresión. No es un secreto para nadie que los cartuchos originales imprimen muchísimo mejor que los compatibles. Esto ocurre, básicamente, porque el fabricante conoce al 100% su producto; impresora y cartucho, y sabe cuánta tinta necesita el cartucho para imprimir y tener un mejor rendimiento y calidad, además de la cantidad de calentamiento que necesita el cartucho para inyectar la tinta de manera correcta en la hoja. Esto no se ve del lado de los cartuchos compatibles; ya que normalmente los fabricantes de estos cartuchos solo se preocupan porque funcione de manera correcta y encaje a la perfección en la impresora que se supone deben trabajar, lo que nos lleva a un estándar un poco más bajo en cuanto a calidad de impresión y durabilidad del cartucho.

 

En un estudio hecho por la mismísima HP, en conjunto con QualityLogic, se puso en pelea a los cartuchos compatibles y los originales. El resultado arrojo que los cartuchos originales imprimían hasta un 35% más. Además, dicen los resultados del estudio de HP, que los cartuchos compatibles presentaban un fallo del 15,7% frente al escaso 1% de los originales; esto revelo, en parte, la importancia de que los consumibles de las impresoras fueran originales en todo momento.

Esto nos lleva a otro detalle que importa bastante: el precio, el costo; el dinero.

Los costos de los cartuchos originales pueden llegar a ser suficientemente exagerados para olvidarnos de ese 35% más de eficiencia de impresión y decidirnos por los compatibles. Y no estamos hablando sobre cualquier cosa; los invito ya mismo hacer una pausa en esta pelea de cartuchos y buscar en su ecommerce de más confianza algún cartucho original y comparar su precio con el de uno compatible. Verán como la diferencia hace pensar seriamente en tirar toda la calidad por la borda y comprar un cartucho compatible.

 

La decisión de comprar un cartucho compatible o uno original siempre yacerá en lo que se espere como resultado. Si la impresora que a la que estamos comprándole los cartuchos es una impresora de alto tráfico, para uso de oficina o escolar, lo más sensato sería comprar cartuchos compatibles, donde la calidad de impresión y la eficiencia no son demasiado importantes, de esta manera podemos ahorrar un bien dinero. Ahora, una cosa muy diferente es si lo que imprimimos es importante para algún cliente o alguna publicación en la que necesitemos detalle y calidad por igual.

Esto no quita el hecho de que algunos cartuchos compatibles pueden llegar a trabajar inclusive mejor que los originales; cosa que se conoce solo cuando se prueba, desgraciadamente.

 

Hasta ahora está bastante claro que cada uno de los cartuchos, ya sea compatible u original tiene sus virtudes y sus defectos en esta pelea. Pero todavía falta por mencionar otros pocos aspectos de vital importancia:

 

La ingeniería aplicada a los cartuchos originales de una impresora es algo digno de admiración. Sabemos, gracias a publicaciones de marcas grandes como Canon, HP y Toshiba, que la pieza más importante de la impresora; el elemento más complejo en su mecánica, es el cartucho, el cual viene representando un 70% de la mecánica total de la impresora. Muchos, inclusive, se apoyan en esto haciendo una comparación, que según ellos mismos, es bastante acertada; los cartuchos originales son para una impresora, lo que el motor es para un automóvil.

Aquí es cuando la balanza empieza a temblar un poco en esta pelea de pesos pesados. ¿Confiarías el motor de tu automóvil a una marca anónima solo porque es más barata? Tomando en cuenta la frecuencia con que usas y debes cambiar el motor, ¿Qué decisión crees que sería la más acertada?

Esto nos deja en una encrucijada importante, ya que nos pone en la toma de decisión sobre la relación que abruma a todos a la hora de comprar un producto; el precio/calidad.

Los cartuchos originales ofrecen y prometen unos estándares de calidad A1, y en la mayoría de los casos los cumplen a cabalidad; claro, a un precio bastante alto. Por otro lado, los cartuchos compatibles nos ofrecen un trabajo medio, con calidad y estándares dudosos, ambos de manera positiva y negativa, pero a un precio suficientemente menor como para considerarlo.

Son muchas las cosas que hay que considerar a la hora de escoger un ganador entre los cartuchos originales y los cartuchos compatibles: el fin para el que son comprados, el trafico que llevaran, la frecuencia con la que se cambiaran, el poder del bolsillo que los comprara; y así podemos seguir durante horas sin llegar a un acuerdo sólido que nos permita decidir. Además, tenemos que tomar en cuenta que en un fin, los cartuchos, sean originales o compatibles, eventualmente se secan por falta de uso, así que comprar un cartucho original solo porque a la larga es más barato, también puede suponer un cuchillo al cuello de quien lo compra; si se seca por tratar de ahorrarlo, se perderá.

Lo importante en esta pelea es, en un fin, el uso que se le dará al cartucho. Basándonos en esas circunstancias, podremos saber cuál es el contendiente correcto a escoger como ganador de esta pelea de nunca acabar.

Y tú, ¿Qué opinas? ¿Cuál es el ganador para ti?